miércoles, 5 de septiembre de 2012

Capitulo 7: "Un nuevo comienzo" (4ª parte)


Llegó con casi quince minutos de retraso y se disculpó alegando que se había perdido mientras buscaba nuestra casa.
“Tomé el camino equivocado y un anciano me dio unas indicaciones también equivocadas”, explicó, con la mirada en continuo movimiento de mi cara a la de Belinda que se encontraba detrás mía esperando a ser presentada.
“Esta es mi hermana Belinda”, dije finalmente. Ella casi se abalanzó sobre él, subió su mano a su rostro como si esperara que el se la besara en lugar de estrechársela.
“Oh, si. Puedo ver el parecido”, dijo Samuel.
“Olivia piensa que ella se ve demasiado sexy con uno de mis vestidos”, espetó Belinda.
“¡Belinda!”
“No, está muy bien”, dijo Samuel mientas le sonreía. Ella pestañeó y sonrió tímidamente.
“Eso es lo que le dije. Ves, Olivia”, dijo Belinda con la mirada fina en Samuel.
“Llegamos tarde”, le dije. “No quiero perder la reserva.”
“Correcto”, dijo Samuel. “Encantado de conocerte, Belinda.”
“Igualmente, seguro”, dijo. Se echó a reís y salió de la casa.
“No sabía que tenías una hermana”, dijo Samuel. “Tú padre nunca lo mencionó”. Me abrió la puerta del coche y entre sin responder. “¿A dónde vamos?” preguntó cuando se puso al volante. “Toni Pont. Es un lugar pequeño, pero tienen una comida estupenda y una bonita vista desde todas las mesas”, le dije.
“Suena perfecto. ¿Qué hace tu hermana? ¿Trabaja con su padre también?”
“Belinda no hace nada”, le dije bruscamente.
“¿No hace nada?”
“Ella juega”, le dije.
“Oh. Usted tiene una vida más agradable”, dijo. “No es de extrañar que su padre piense más en ti”.
“Tú y mi padre, al parecer, hablan mucho de mi”, le dije.
Se echó a reír.
“Bueno, ya que podríamos convertirnos en socios, pensé que sería una buena idea. Tú y yo finalmente tomaremos el control de las empresas de nuestra familia. Por supuesto, la tuya es mayor que la mía, e incluso nos podrían absorber, pero puedo pensar en una mejor asociación para Empresas Logan”.
“¿No tiene hermanos o hermanas?”
“No. Mi madre murió cuando yo era joven y mi padre nunca se volvió a casar”.
“A veces, me gustaría ser hija única”, murmuré. Él me escucho y se echo a reír.

Tuvimos la suerte de conseguir una mesa junto a una ventana que daba al agua y a una buena vista del faro. Unas luces, que parecían de un crucero de lujo, parpadeaban en el horizonte y el cielo tenía un resplandor púrpura.
“Este restaurante ha sido una elección excelente, Olivia. Veo que puedo dejar que tomes todas las decisiones importantes de mi vida”, dijo Samuel.
“¿Tu vida? No estoy en tu vida, solo estoy cenando con usted, Samuel”.
Su sonrisa parecía la sonrisa de alguien que tenía un profundo y oscuro secreto.
“Eso es un descuido que espero que pronto se corrija”, comento. Su valentía casi me hace reír en voz alta. A petición suya, pedí para los dos.
Como de costumbre la comida estaba deliciosa. Sabía que había bebido demasiado vino porque sentía el calor en mi cuello y rostro. Samuel llevó la mayor parte de la conversación, hablando de si mismo, su educación, su familia y sus planes.
“He viajado un poco, pero todavía tengo que encontrar un lugar tan maravilloso como este. ¿Hay alguno?”
“No he viajado mucho”, le dije, “pero me gusta estar aquí”.
“Exactamente. Yo ya sabía, desde la primera vez que la vi, que usted y yo teníamos mucho en común, y no me refiero solo a los intereses empresariales”, dijo.
Incluso habiendo bebido demasiado vino, ese comentario me levantó las cejas por la sorpresa. ¿Qué es lo que tenemos en común? Yo aún no había oído nada que pudiera ser significativo en ese sentido. Parecía que para él todo parecía suficiente para creerlo.
Tuve que admitir que él era un hombre simpático, afable. Parecía maduro para su edad. “¿Te gusta navegar?”, preguntó.
“Si, pero no soy muy buena haciéndolo. Soy mejor pasajera.”
“Perfecto”, declaró. “Yo soy bueno navegando y un pasajero terrible. Me gusta mantenerme ocupado mientras estoy en el barco. Incluso ayudo a nuestros pescadores y hago el trabajo básico. En ese momento pensé en padre, siempre decía que esa era la mejor manera de aprender un negocio, no solo servía heredarlo. “Parece que a usted le pasa lo mismo en su negocio”, dijo.
Se inclinó sobre la mesa y cogió mi mano.
“Me gustaría llevarla mañana a navegar. Tal vez podríamos preparar un almuerzo. Sería un día perfecto.”
“No sé”, dije. “Mi madre no está bien y me podrían necesitar”.
“Siento mucho lo de tu madre. Espero que mejore, y también espero que tengas un par de horas libres. Te llamaré por la mañana, ¿vale?”
“Bueno… está bien”, le dije.
“Bien”.
El se aferró a mi mano y yo le dejé cogerla hasta que oí una voz conocida, una voz que sólo necesitaba pronunciar una palabra, una sola silaba para hacer que mi corazón se acelerara.
Era Nelson Childs, estaba en la entrada de la mano de una mujer alta y elegante, morena con unos suaves ojos azules y una figura que parecía moldeada por un escultor.
“Olivia, que alegría verte”, dijo haciendo una pausa. “Me gustaría que conocieras a mi novia, Louise Branaga. Louise, esta es Olivia, una vieja amiga”, dijo. Pensé que había puesto demasiado énfasis en lo de vieja. Ella me tendió la mano.
“Mucho gusto”, dijo con una sonrisa brillante. “Igualmente”, le dije. “Él es Samuel Logan”.
“Conozco a Samuel”, dijo Nelson rápidamente y los dos se sonrieron con aire conspirador.
“¿En serio?”
“Si, nos hemos visto unas cuantas veces durante estos días, ¿verdad, Samuel?”
“Por lo menos unas cuantas copas”, dijo Samuel. “Hola Louise. Encantado de verte de nuevo.”
Los miré y mi sorpresa fue floreciendo en mi cara como una erupción.
“Espero que vengan a la fiesta de compromiso la próxima semana. A mis padres se les fue la mano y exageraron”, dijo Nelson. Entonces su rostro se puso más serio. “¿Cómo está tu madre, Olivia?”
“Ella está haciendo lo mejor que puede”, le dije. Yo estaba esperando a ver si se atrevía a preguntar acerca de Belinda, pero él asintió tristemente con la cabeza.
“Bueno, no quiero interrumpirlos más. Disfruten y esperamos verlos pronto”, dijo.
“Ha sido un placer conocerte”, me dijo Louise dándose la vuelta y continuó hacia su mesa.
 “¿No son una pareja agradable?” dijo Samuel admirándolos.
“Estoy cansada”, le dije. “Ha sido un día largo y tengo que ir a ver como está mi madre.”
“Oh, por supuesto. Pediré que nos traigan la cuenta”, declaró y le hizo una señal a nuestro camarero.
Samuel fue el único que habló mientras íbamos de camino a mi casa. Yo sólo lo escuchaba a medias, recordando el repentino encuentro que habíamos tenido con Nelson. Parecía aún más elegante y maduro que nunca, y me molestó que Louise Branagan fuera cogida de su brazo. ¿Por qué se tendría que haber comprometido con ella?
“Así que la voy a llamar a eso de las diez de la mañana, ¿te parece bien?”
Cuando Samuel lo dijo ya estábamos en la entrada de casa. La reja estaba abierta para nosotros.
“¿Qué? Oh, si”.
“Lo pase maravillosamente, Olivia. De verdad”, dijo parando el coche. “Espero que tu también disfrutaras de la cena”.
“Si, lo hice, Samuel. Gracias.”
Se inclinó y me dio un beso rápido en la mejilla. “Estoy deseando que llegue mañana. Lo deseo muchísimo”
Una vez más su audacia me tomó por sorpresa. Sólo pude asentir con la cabeza. Se levantó rápidamente y se precipitó a abrirme la puerta del coche. Me acompaño hasta la puerta principal y allí me puso las manos sobre los hombros para que lo mirará.
“Buenas noches”, dijo y se inclinó para besarme en los labios. “Me siento como un pirata que ha descubierto un tesoro enterrado”, dijo y se volvió hacia su coche, y yo me quedé allí, sin palabras en la puerta.

Cape Cod es famosa por su clima, famosa por la forma en que una tormenta puede cambiarlo todo en una misma mañana. No es de extrañar que a Samuel Logan le gustara esto, pensé, entre en casa y me ruborice, abrumada por su energía y determinación. Alguien había encendido un fuego en él, concluí. Sólo esperaba que ese alguien fuera yo.

3 comentarios:

  1. Ostras!! Muchísimas gracias por tomarte la molestia de traducir el libro, a ver si saco tiempo y me pongo a leerlo.
    Un besazo y de nuevo gracias!!! *_______*

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!(:
    Participa en el sorteo de mi blog y gana uno de los dos lotes con 6 LIBROS.
    Participa aqui: leeprincesa.blogspot.com.es/2013/01/sorteo-de-san-valentin.html

    -Primer lote de libros:
    1-Un beso en París, Stephanie Perkins
    2-Perdona si te llamo amor, Federico Moccia
    3-No sonrías que me enamoro,Blue Jeans

    -Segundo lote de libros
    1-Canciones para Paula,Blue Jeans
    2-Almas gemelas,Elizabeth Chandler
    3-Quantic love, Sonia Fernández

    ResponderEliminar
  3. Hola!^^

    Te invito al SORTEO de mis 50 seguidores, el premio: CUALQUIER LIBRO QUE NO SUPERE LOS 20€

    Te dejo el enlace:

    http://apasionadadelaliteratura.blogspot.com.es/2013/03/hola-que-alegria-ya-somos-50-miembros.html

    *Como contiene spam, borralo despues de leerlo.

    Un besito!

    ResponderEliminar